Equilibrio en el momento de vestir

Juan Pablo Uhrich recomienda que si optás por una prenda de enorme volumen en la parte de arriba, tenes que tener presente que la parte de abajo debe estar más ajustada a tu cuerpo. Igual que si decidís enseñar piernas, olvídate del escote.

 

Comprate ropa que te siente bien

Jamás compres ropa porque esté popular, porque una amiga la tenga o porque esté de oferta. La exclusiva regla que tenes que seguir al momento de comprarte algo de ropa es que te quede bien, y esto dependerá, tanto de tu cuerpo, como de las partes que más te gusten, ponele énfasis y destacalas.

 

Un complemento vistoso, puede cambiar tu look

Para Juan Pablo Uhrich da lo mismo que lleves la ropa más aburrida de todo el mundo (vaquero configurado + remera blanca) un único collar o enorme bufanda va a cambiar completamente tu aspecto.

 

No importa la talla de la etiqueta

Primordialmente, porque no hay una tabla de medida universal y cada tienda tiene la suya propia y porque la ropa es dependiente la forma, te va a quedar mejor una talla u otra.

 

Negro total  

Jamás pasa de ser popular, es lindo y además ¡te va a hacer parecer más delgada!

 

Ajusta tus pantalones al zapato que lleves

No hay cosa más horrible que ir con zapato chato y llevar un pantalón excesivamente extenso que vaya arrastrándose. Lo destacado es hacerte un dobladillo, da lo mismo que sea evidente, no queda mal y siempre va a ser mejor que ir recogiendo la basura del suelo con tu ropa.

 

Escoge el bolso preciso para cada instante

No es semejante ir al trabajo, proceder a la facultad, salir de fiesta o quedar una tarde a tomar un café. Y como ninguna de estas cosas se ve, no tenes porque ir siempre con el mismo bolso.

Ajusta esta prenda a tus pretensiones, uno más importante para proceder a trabajar, dónde quepa tu notebook, el bocadillo, el agua. Un clutch para salir una noche, uno mediano para quedar una tarde.

 

Comprate tacones con los que consigas andar

¿Existe una imagen peor que la de una chica/mujer/señora/ser calzando unos zapatos súper lindos y andando como un pato?

Da lo mismo si tus zapatos son más o menos lindos, tienen más o menos tacón, o el color es más o menos chillón. Tenes que adquirir un zapato con el que consigas andar.